Emergencias, como actuar.

En la Argentina, por día, muere un chico menor de 14 años a causa de un accidente doméstico; se estima que, por año, unas 140 mil personas son víctimas de quemaduras, la mitad son chicos; la asfixia por inmersión es una de las principales causas de muerte en los niños de 1 a 4 años —cuatro de cada 100 mil habitantes mueren por año por esta causa; en la ciudad de Buenos Aires, el 40 por ciento de los incendios en viviendas se debe a un desperfecto eléctrico; en el país, se producen por hora 139 delitos de todo tipo; para tener un dato estadístico general, en la ciudad de Buenos Aires y su conourbano, los trenes arrollan un auto por día. Teniendo en cuenta estas estadísticas (y muchas otras más) seleccionamos algunas de las situaciones de emergencias más habituales y le contamos qué es lo que hay que hacer frente a ellas.

 

Adultos con pérdida de consciencia

Una persona inconsciente no tiene control muscular en la garganta, por lo que la lengua podría retirarse hacia atrás y bloquear las vías respiratorias, lo que obstruiría la respiración. No puede toser ni tragar, por lo que corre el riesgo de asfixiarse con líquidos o vómito. Actuar rápidamente puede salvarle la vida.

1. INCLÍNELE LA CABEZA 

  • Arrodíllese junto al herido (al nivel de los hombros).
  • Colóquele una mano en la frente, delante de la línea de cabello,
  • luego incline la cabeza hacia atrás. Se le abrirá la boca levemente.

2. LEVÁNTELE EL MENTÓN

  • Coloque dos dedos de su otra mano en el centro del mentón de la víctima y levántelo.
  • Esta acción levantará la lengua y la alejará de la par te posterior de la garganta, lo que despejará el pasaje de aire a los pulmones.

3. VERIFIQUE LA RESPIRACIÓN

  • Acerque la oreja lo más posible a la boca y la nariz del herido y observe el pecho.
  •  Escuche los sonidos de la respiración, sienta el aliento contra su rostro y controle el pecho para verificar que esté moviéndose.
  • Hágalo durante un máximo de 10 segundos.

4. SI NO HAY RESPIRACIÓN 

  • Llame a emergencias. Comience con la reanimación cardiopulmonar (RCP) (ver abajo)
  • Si está en un lugar público en el que hay un desfibrilador automático externo (DAE), pídale a alguien que lo busque. Este dispositivo puede corregir el ritmo cardíaco.

5. SI RESPIRA NORMALMENTE

  • Verifique y trate condiciones que afectan la circulación, como el sangrado intenso o las quemaduras.
  • Llame al servicio de emergencias.
  • De ser posible, coloque al herido en la posición de recuperación (Para saber sobre “posición de recuperación”, hacé click aquí).  Preste atención a los cambios en la condición del herido mientras espera que llegue la ayuda.

¡ADVERTENCIA!

  • Si una persona no respira, su corazón podría detenerse, por lo que deberá comenzar con las técnicas de RCP de inmediato (ver abajo)
  • Si la víctima es un niño o un bebé, hay importantes diferencias en la forma en la que se maneja la pérdida de consciencia en los niños (Para saber sobre “pérdida de consciencia en niños y bebés”, hacé click aquí)
  • Verifique si la persona inconsciente está respirando antes de llamar al servicio de emergencias, ya que esta probablemente será la primera pregunta que se le hará.
  • Si tiene ayuda, cuando ubique a la víctima enla posición de recuperación, una persona puede sostenerle la cabeza mientras usted la coloca sobre el costado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *